Pelada, peluda, pirimpimpuda y a tí qué te importa.

Ahora último me ha estado dando muchas vueltas por la cabeza el tema de los vellos corporales y la depilación femenina; ya empezó la temporada de calorcito, la época de comenzar a usar shorts, poleras de manga corta y trajes de baño y por ende, para muchas también, la época de la depilación.

Yo como solterona que soy, debo admitir que casi no me depilé en invierno (¿pa’ qué weón?) y del rebaje ¡ni hablar! ¿para qué me iba a depilar si duele mucho y nadie me iba a ver la “chichi” ni iba a usar traje de baño?… Y sí, muchas que están leyendo esto probablemente están pensando “qué machista esta tipa ¿por qué justifica que no se depila atribuyéndolo a que nadie la va a ver?” y bueno les respondo, pucha si po’, son las únicas y pocas veces en las que me depilo, en verano sobre todo por los bikinis, que son enanos, no te podís sentar “a lo indio” porque se te arrancan los pelos del rebaje (con shorts pasa lo mismo) y hay que andar con cuidado de que no se corra el calzón en la piscina o en el mar porque ¡uf que vergüenza que se te vea algo tan natural y que todes tenemos! (maldigo a la cultura machista en la que crecí e incluso me maldigo un poco a mí por seguir sus doctrinas depilásticas). Nada que hacer, me da vergüenza, lo admito, me da lata que la gente mire con ojos de huevo a mi entrepierna peluda, me da paja que si tengo sexo con alguien me rechace por no depilarme. Qué ilógico suena pero es la realidad, probablemente a muchas nos pasa (Alabadas sean las que se sienten tan seguras con ellas mismas que se bancan las críticas y dejan que sus vellos púbicos crezcan libres), es una pelea constante que tengo en mi mente, ojalá algún día ser capaz de pasarme por donde se me antoje los comentarios de machirulos y de la gente en general.

Luego de darle vueltas al asunto durante estas últimas semanas, comencé a recordar episodios asquerosísimos de violencia en contra de mis pelitos, desde como quinto básico (5º de primaria) así que contaré algunos que probablemente muches vivieron también:

La duraznito:

Desde chica que en mi familia me dicen así porque soy rubiecita y de vello “abundante” en todo mi cuerpo (mentira, no se imaginen un peluche porque tampoco es para tanto), si me miran la cara a contraluz se darán cuenta que tengo pelitos y como son claros me compararon con los duraznos conserveros que tienen pelitos blancos y cortitos. 

Este tema no me acomplejó jamás la verdad, me lo tomaba como una broma tierna, crecí sabiendo que tener pelos era normal hasta 5º básico: mis compañeras de colegio ya se habían comenzado a depilar (¿Pueden creerlo? niñitas de 10 años depilándose), yo no lo hacía porque mi mamá no me dejaba, según ella no se me notaban los pelos de las piernas así que no había razón para sacarlos, pero a mí me obsesionaba la idea ya que mis “amigas” lo comentaban y el niño que me gustaba ya me había despreciado por “peluda” (QUÉ!?!?!??!), imagínense lo mal que me sentía (no quiero ni imaginarme lo peor que se deben haber sentido las niñas morenas a las que SI se les veían más los pelos), de verdad mirándolo desde ahora pienso que probablemente no se me notaba nada pero la presión patriarcal instaurada en mi mente de niña era demasiada, bueno, en la mente de casi todes les niñes de mi curso la verdad, me impacta pensar que me comencé a depilar por vergüenza (oh, esperen, creo que lo sigo haciendo), que rabia me da que la violencia hacia nuestras cuerpas empiece a tan temprana edad.

Desde ahí en adelante la depilación fue todo un tema, me acuerdo que tenía una compañera en 6to o 7mo básico que también era media rubia y no se depilaba las axilas (estaba en su derecho, y su mamá, que probablemente no la dejaba, también), todas hablábamos de ella después de salir de los camarines del gimnasio del colegio, incluso nos burlábamos ¿Qué estaba pasando ahí? no puedo creer que recién a los 20-21 años haya comenzado a ver todas estas situaciones con una mirada crítica y no antes.

¿A ustedes les pasó algo parecido en primaria?

“No sorry, es que ando con la regla”

Que buena y común excusa para no dejar que un hombre te masturbara o tuviera sexo contigo ya que tú no te habías depilado y te daba vergüenza que te viera o incluso sintiera tu chocha toda peluda. Yo la debo haber usado unas 3 o 4 veces a lo largo de mi corta vida por miedo al rechazo.

Muches dicen que “a los hombres les da lo mismo” pero saben que en realidad no es así, la industria del porno ha hecho que los machotes desarrollen un gusto por los pubis de niñas de 8 años, sin ni un pelo a la vista, por lo cual está súper normalizada la situación, incluso no me sorprendería el hecho de que un saco de pelotas creyera que nosotras somos todas lampiñas por naturaleza, así que el impacto de ver genitales femeninos con una “selva” de pelos debe ser súper grande para ellos (pobrecitos ¿no?), de hecho he escuchado comentarios de mis “amigos” hombres del colegio: recuerdo que uno perdió la virginidad con una chica y llego contándonos que le dio asco porque ella “la tenía súper peluda”. Imagínense el impacto que esa fracesita tan simple pero violenta causó en mí y en las demás niñas que estaban escuchando su historia, yo creo que a todas nos invadió por dentro una vergüenza indescriptible, un pánico tremendo…

“Parece barba de hombre”

Como a los 17 años tuve una relación con un idiota que incluso me forzaba a tener sexo (que tormentosos recuerdos por la chita). En esa época yo me hacía la brasileña porque obvio, tenía relaciones constantemente.

Todas las mujeres que nos hemos depilado con cera alguna vez sabemos que luego de dos semanas más o menos los vellos comienzan a crecer, pica más que la chucha y unos días después se asoman creando una superficie un poco áspera; bueno, en esa etapa estaba yo una vez cuando tuve sexo con este susodicho, al rato el imbécil me dice “oye deberíai’ depilarte, parece barba de hombre” (QUÉ!? conchasumadre, sálvame Yisuscraist), hasta el día de hoy me da rabia su comentario, lo peor es que en ese momento no hice ni le dije nada, solo recuerdo haber estado apoyada en el umbral de la puerta mirándolo mientras él estaba tirado en la cama sin ropa con su cuerpo medio rellenito(oooojjjj que asco, más encima el no se sacaba ni rebajaba ni un solo pelo del cuerpo y yo debía mamarme toda la situación, no puedo creerlo).

Probablemente no soy la única a la que le han llegado comentarios como este en plena relación sexual, cabras de verdad, a modo de venganza y como dijo Malena Pichot en uno de sus Stand Up, ojalá rallénles la poronga con lo áspero que se nos ponen nuestros genitales y que les duela, y si se quejan, saquénselo en cara porque se lo merecen por idiotas.

Hoy día me voy de fiesta, me depilaré “por si acaso”

A más de alguna nos ha pasado que nos damos la lata de sacarnos nuestros amados pelos con la excusa de que en la noche nos iremos de fiesta o saldremos con algún chico al día siguiente, así que nos depilamos en caso de que “fuera a pasar algo” (aunque en el fondo sabemos que no va a pasar nada).

Así estaba yo dos semanas atrás, calentando la ollita de cera en el baño de mi departamento ya que había conocido a un tipo y en la semana nos íbamos a juntar. Cuando ya me había encerado y estaba a punto de dar el tirón en mi entrepierna me dije “¿Que weá estoy haciendo?”, ya era un acto inconsciente el depilarme antes de una “cita”, una costumbre mega arraigada en mí, me arrepentí de lo que estaba haciendo, me dije “qué idiota eres, todo por un macho al que ni conoces bien y probablemente NO tendrás sexo con él, ya no me podía arrepentir eso sí, si no sacaba la cera se me iba a quedar pegada así que di el tirón nomas, hice lo mismo al otro lado para “emparejar” y me quedé así, a medio depilar, sin sufrirla más porque para que estamos con tonteras, depilarse duele y mucho, es un suplicio y lo hacemos solo para satisfacer al resto, no me vengan a decir que lo hacen porque les gusta, en el fondo saben que no es así (las pillamos po’ comadres), yo también tenía esa excusa hace un tiempo atrás, ahora ya no; igual me depilo el bordecito del calzón porque empecé a usar bikini, pero de ahí nada más.

A modo de actualización: ya ni siquiera hablo con el weón por el que me depile la chichi, la chocha, la kitty, la vayaina o como quieran decirle, nunca pasó nada entre nosotros ni nunca pasará algo, porque ejem…machote…ejem, y bueno, creo que en verdad no vale mucho la pena sufrir por cosas tan irrelevantes y machistas como lo es la depilación femenina, si andamos peludas bien y si no bacán también, la verdad es que somos libres de hacer lo que queramos con nuestras cuerpas, el depilarse no nos hace menos feministas, pero al menos seamos conscientes de que usualmente no lo hacemos por nosotras, no lo hacemos porque nos gusta, sino que por les demás, para satisfacerles, para no darles el shock de que nos vean con bikini en la playa y con los pelos asomados por el traje de baño, o para que no nos miren feo cuando levantamos el brazo en el metro para afirmarnos de las manillas, la única razón por la que lo hacemos que nos involucra directamente es que no queremos pasar vergüenza frente a otres, porque la humillación nos duele y mucho.

Es una temática que da para reflexionar, ¿Qué opinas tú de la depilación femenina? te invito a dejar un comentario abajito a ver si comenzamos una conversación interesante ;). 

Saludos y buena semana chiques!

Pd: Perdón si ofendí a alguna que está leyendo este post que le gusta depilarse y lo hace por placer puro, una nunca sabe la verdad, con tanta gente que hay en el mundo, capaz que exista alguien a quien si le gusta sentir ese dolor que provoca la cera caliente sobre la piel o la maquinita al tirar los vellos corporales uno por uno (¡auch!).